fbpx

Conservación y almacenamiento de los alimentos para evitar contaminación cruzada y desperdicio en la cocina

Según las estadísticas del 2020 España se encontraba en el séptimo lugar de la Unión Europea que más alimentos tiraba a la basura, con una cifra de 7,7 toneladas anuales. Cifras muy preocupantes que podrían verse reducidas con gestos muy simples. Y es que algo tan sencillo como organizar tus comidas semanales, hacer una lista previa de los alimentos que necesitas comprar o conservar correctamente los productos que vas a cocinar puede ser un paso diferencial para evitar el desperdicio de comida y la contaminación cruzada.

¿QUE ES LA CONTAMINACIÓN CRUZADA?

Una de las principales causas de toxiinfecciones alimentarias, tanto en casa como en los establecimientos de restauración, es la contaminación cruzada, la cual se produce por la transmisión de microorganismos patógenos de un alimento contaminado, a otro que no lo está. Existen dos tipos de contaminación cruzada, la directa y la indirecta. La contaminación cruzada directa se produce cuando los alimentos entran en contacto y se contaminan entre sí (alimentos cocinados contaminan alimentos crudos, por ejemplo) y la contaminación cruzada indirecta se produce cuando los utensilios de cocina contaminados entran en contacto con alimentos crudos o cocinados. El ejemplo típico de contaminación cruzada se produce cuando un alimento cocinado entra en contacto con la sangre de piezas de carne no cocinadas o crudas.

COMO CONSERVAR Y ALMACENAR PARA EVITAR PROBLEMAS

Intenta comprar alimentos con una larga vida, de este modo siempre tendrás recursos para tus recetas en la cocina. Respeta las indicaciones de conservación de cada producto ya que si los mantienes en sus condiciones idóneas durará más tiempo en buen estado. Por otro lado, las fechas de caducidad y consumo preferente son algo muy importante para evitar el desperdicio, y es fundamental que sepas distinguir entre ellas para evitar problemas.

El principio Marcha hacia Delante, es un método de organización, utilizado en restauración, que se basa en un diseño de cocina que permita a los alimentos ir siempre hacia delante, de las zonas más sucias a las zonas más limpias, sin cruces ni retrocesos, durante su preparación y transformación.

ORGANIZA BIEN TU NEVERA

En tu cocina, la nevera y el congelador pueden ser grandes aliados para evitar el desperdicio de alimentos. La forma en que guardes los productos es clave para aprovechar su máxima conservación. Es por eso por lo que tener una nevera bien organizada permite conservar mejor los alimentos.

También debemos tener cuidado con sobrecargar la nevera, hay que limpiarla con frecuencia y proteger los alimentos con un envoltorio o con un recipiente para evitar la contaminación cruzada. También será importante que al guardar la compra coloques en la primera fila los alimentos mas próximos a su fecha de caducidad, para consumirlos cuanto antes, una especie de modelo FIFO (siglas de “first in, first out que se caracteriza porque el primer producto que entra es el primer producto que sale).

A su vez, si quieres reducir la comida que desperdicias, también es muy importante organizar el congelador y mantenerlo a -18ºC de temperatura. En este caso, medidas como envolver bien los alimentos, marcando la fecha de congelación y no volviendo a congelar aquellos que ya fueron descongelados, son importantes.

Revisa periódicamente tu nevera y congelador. Debemos tener en cuenta las fechas de congelación, siempre puedes marcar con un rotulador las fechas para no dejar alimentos olvidados al fondo de tu congelador. Si es necesario, ponte una alarma para esta revisión. Realizar este mantenimiento de manera periódica, evitará que desperdicies comida de manera completamente innecesaria.

ADEMÁS, HAY QUE EVITAR…

  • El contacto entre alimentos crudos y cocinados, tanto directamente como a través de los equipos, utensilios y recipientes de cocina. Para ello, podemos limpiar los equipos, como pueden ser las batidoras, al cambiar de alimento y, también, utilizar unos utensilios y recipientes para alimentos crudos y otros para alimentos cocinados.
  • El contacto entre encimeras o tablas de cortar sucias y alimentos, principalmente si ya están cocinados o preparados para su consumo final.
  • El cruce de residuos y utensilios sucios con alimentos. Para ello, no debemos acumular residuos (como envases) ni utensilios sucios en la zona de la encimera donde se vayan a manipular los alimentos.
  • El cruce de residuos o utensilios sucios con utensilios limpios.
  • Utilizar trapos de cocina sucios. Mejor optar por papel de cocina de un solo uso.

A primera vista la contaminación cruzada puede ser un problema a la hora de conservar y mantener los productos en todo su esplendor. Así pues esperamos que después de estos consejos se vuelva algo más cómodo y fácil el colocar cada alimento donde corresponda para evitar deterioros.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar