fbpx

Trucos para tomar las mejores fotografías gastronómicas

Los términos fotografía y gastronomía conviven en nuestro vocabulario cotidiano. El significado al combinar ambas palabras es más que obvio, se trata del arte de fotografiar alimentos para producir imágenes atractivas que invitan a consumir dichos productos.

Sin embargo, en el núcleo de esta sencilla definición, la técnica abre nuevas preguntas ¿De qué manera se fotografía alimentos? ¿Qué es una imagen gastronómica atractiva? ¿Cómo consigo hacer de mis fotografías gastronómicas un deseo para los potenciales consumidores? En este blog, te contaremos los principales trucos para tomar fotografías gastronómicas como si fueras un auténtico profesional.

Con el auge de la digitalización de los restaurantes y bares -a través de sus cartas online, páginas web y uso de las redes sociales- la fotografía gastronómica se ha posicionado como una necesidad para el sector hostelero.

Su buen uso puede suponer la captación de nuevos clientes o la perdida de otros. La razón es simple y es que, siempre se ha dicho, una imagen vale más que mil palabras. Contar con un catálogo visual con las fotografías de tu carta bajo unos estándares de calidad es una ventaja competitiva que te ayudará a conseguir más clientes.

Pero este proceso que puede parecer tan sencillo como tener un dispositivo con cámara y contar con tus platos, también tiene piedras en el camino. Las luces, los colores, los enfoques, la composición del plato, etc.

En este blog te mostraremos los principales trucos de la fotografía gastronómica en tres esferas: herramientas de trabajo, conocimiento técnico y ajustes para mejorar una imagen.

Aprende a realizar fotografías gastronómicas

Si quieres tomar las mejores fotografías gastronómicas puedes coger dos caminos. El primero sería contratar a un equipo especializado que se encargue de ellas. El segundo, y en el que nos centraremos en este blog, es ser tú la persona que lleve a cabo el proceso ¿Empezamos?

1. Material recomendado para fotografía gastronómica

Como en toda receta, empezaremos por la enumeración de los ingredientes principales. Componentes que esta vez no serán alimentos sino herramientas de trabajo para mejorar el resultado de nuestra sesión de fotos.

Seguro que lo has adivinado, necesitarás una cámara de fotos con ajustes manuales. No es una cuestión de qué marca es mejor sino de contar con una herramienta que te permita exprimir al máximo las posibilidades del ambiente. Pero no te preocupes, también puedes utilizar tu Smartphone.

Si eres de los que quieren ir más allá en la toma de fotografías gastronómicas, te recomendamos dos objetivos para tu cámara: el 50mm o focal media y el objetivo macro de focal larga.

En caso de realizar la sesión de fotos en un espacio interior, como puede ser tu restaurante, es importante que leas esto. El choque de diferentes temperaturas de luces puede crear efectos ópticos que perjudiquen la fotografía gastronómica. Un truco es tener un reflector que redirija y modele la luz para mejorar el resultado.

2. Conocimiento técnico en fotografía gastronómica

Contar con los mejores ingredientes no supone conseguir los sabores más deliciosos en los platos cocinados. Lo mismo ocurre con la fotografía. La técnica es necesaria en cualquier arte.  Así que, ahora coge boli y papel porque vamos a entrar en términos complejos pero necesarios para conseguir tu fotografía gastronómica como si fueras un profesional.

Composición en fotografía gastronómica

Las reglas de la composición de la imagen aplican a cualquier tipo de fotografía, también la gastronómica. Seguir estas pautas te ayudará a conseguir mejores resultados y es tan sencillo como colocar el objeto -el plato- dentro del encuadre.

Regla de los tercios: el centro de interés se sitúa en la intersección originada por la división en tres tercios horizontales y verticales.

Otros trucos en la composición de la fotografía gastronómica son tomarlas en formato vertical y seguir la premisa del “menos es más”. Elegir un elemento como principal y remarcar su relevancia en la imagen.

Transforma tu fotografía con el punto de vista

No vamos a entrar en definir los diferentes tipos de plano o términos como “escorzo” o “contrapicado”, pero si te interesa, te contamos dos trucos para transformar tu plato en un deseo para tus clientes a través de la fotografía ¿Qué necesitas? Tan solo mover tu cuerpo.

En la toma de tu fotografía gastronómica, utiliza un punto de vista desde una posición elevada como si el plato fuera una cara y tuvieras que mostrar todas sus facciones. A este plano se le conoce como cenital. Otra alternativa es realizar la fotografía a la altura de los ojos para aprovechar la profundidad de los alimentos del plato.

Iluminación para tu set de fotografía gastronómica

La iluminación es toda una ciencia que podría abarcar cientos de páginas. Sin embargo, la más fácil de manejar y que mejores resultados consigue para tomar fotografías gastronómicas es la luz natural. Si dispones de una terraza con buena luz solar te recomendamos que instales ahí tu pequeño set para tomar las mejores fotografías de los platos de tu carta.

3. Ajustes para mejorar tus fotografías gastronómicas

Si has llegado hasta aquí, ya tienes todo lo necesario para empezar a cocinar una buena sesión fotográfica gastronómica. Ahora, solo nos faltaría el ingrediente secreto, que no es otro que la creatividad.

En primer lugar, te recomendamos que eches un vistazo a cuentas de redes sociales o páginas que te ayuden a inspirarte con su imagen, como puede ser Pinterest.

Otro truco en fotografía gastronómica es trabajar el atrezzo culinario. Utiliza una vajilla bonita y cuidada que quede bien en cámara, pero que no le quite la importancia a la comida. Además, puedes añadir otros elementos para construir bodegones, como salsas, saleros o incluso ingredientes originales de tu plato.

Comemos por los ojos, así que el emplatado es primordial en la toma de fotografía gastronómica. Trabaja la disposición de los ingredientes para optimizar su apariencia. Y si es posible, coloca el plato en una mesa de madera para tomar la fotografía. Te sorprenderá el resultado.

Una vez has realizado tu sesión fotográfica, tan solo falta el toque final. Retoca tus imágenes en el proceso de edición, pero recuerda la máxima de “la comida tiene que parecer comida”.

Exprime los colores y las texturas de tu fotografía gastronómica para conseguir que tus futuros clientes no puedan dejar de mirar tu plato, aunque este solo sea una fotografía en tu perfil de redes sociales. El cómo hacerlo está ya más que claro, ahora solo queda una pregunta ¿vas a dejar pasar esta ventaja competitiva?

Estos son solo algunos consejos para realizar fotografías gastronómicas. Si prefieres dedicarte a tu negocio, lo demás puedes dejarlo en manos de Aplus Gastromarketing. Tenemos fotógrafos en todo el territorio nacional; fotógrafo gastronómico en Madrid, fotógrafos gastronómicos en Barcelona, expertos en fotografía para restaurantes en Sevilla, Cádiz, Bilbao o Málaga. ¡También el levante con nuestro equipo de fotógrafos en Valencia y Alicante!

Contacta con nosotros en clientes@aplusmk.com ¡Te esperamos!

Aplus, expertos en gastromarketing.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar