Fobias gastronómicas: cuando el placer de comer se viste de miedo

Comer es una de las necesidades básicas del ser humano. Pero a diferencia de otras necesidades, esta es, además, fuente de disfrute y placer para la mayoría de nosotros. No debería sorprendernos, de hecho, si al preguntar a quien tengamos al lado que si disfruta comiendo arquee, como mínimo, una ceja. Y es que aunque parezca mentira, no todos somos capaces de comer por placer.

Pensemos un momento en ese plato que tanto nos hace salivar, cuando le damos un bocado ¿Qué ocurre en nuestro cuerpo que refuerza esas ganas de repetir y repetir? Endorfinas, dopamina. Nos sentimos bien porque el cuerpo produce unas sustancias que nos hacen creer que lo que estamos haciendo es maravilloso, aunque no deje de ser algo tan simple como satisfacer una de nuestras necesidades básicas, darle al cuerpo los alimentos más nutritivos posibles.  

Pero ¿Qué pasa con aquellas personas a las que comer no les produce placer alguno… sino todo lo contrario? Por sorprendente que parezca, hay muchas personas que sienten ansiedad ante ciertos platos. No hablamos de aversión o preferencia por otros sabores, sino de fobia por la comida. Malestar físico. Sudores. Y sí, es real.

En este artículo vamos a presentarte algunas de las fobias más peculiares relacionadas con la gastronomía.

Neofobia

Si alguna vez has rechazado ingerir un alimento aun no habiéndolo probado mucho nos tememos que tienes Neofobia, o lo que es lo mismo, fobia a probar alimentos nuevos. Si bien es algo muy común en la infancia y adolescencia, muchos adultos aún siguen rechazando probar nuevos alimentos por su simple aspecto u olor. No es nada grave ni preocupante, pero sí es cierto que debido a la neofobia la dieta del que la padece se verá limitada a los mismos sabores de siempre.

Variedad de comida

Descripción generada automáticamente

Lacanofobia

La lacanofobia es el miedo a las frutas y verduras. Este miedo puede estar basado tanto en el temor a tragarse algún insecto presente en el alimento o, incluso, en el miedo a que las semillas crezcan en el interior del estómago. En este caso el miedo va aún más allá, ya que los que padecen lacanofobia, en algunos casos, ni siquiera puedan estar cerca de ese vegetal que tanto le atemoriza.

Si tienes hijos y evitan ingerir este tipo de alimentos no temas: simplemente no les gusta.

Un plato con frutas

Descripción generada automáticamente

Micofobia

El miedo a ingerir hongos y que estos puedan ser venenosos es algo que nos ha pasado a muchos, y con razón.  Pero, en caso de que el miedo sea tal que te lleve a pensar que todo hongo que te lleves a la boca será venenoso, te hará ser firme candidato a sufrir micofobia.

Imagen que contiene comida, pasto, pájaro, cesta

Descripción generada automáticamente

Turofobia

El queso, ese manjar tan presente en diversos platos y tan buen acompañante en aperitivos y reuniones con amigos y familia, tiene también una fobia en la que es protagonista. Todos tenemos un amigo al que miramos raro cuando nos dice que no le gusta el queso, pero hay casos en los que el miedo a que todo queso esté podrido (o, incluso, con gusanos en su interior) hacen temer su ingesta. En este caso, la persona que padezca ese miedo sufrirá turofobia.

Imagen que contiene comida, tabla, interior, plato

Descripción generada automáticamente

Fagofobia

En ocasiones, al tragar los alimentos sufrimos pequeños atragantamientos que se pasan por sí solos. Otras, en cambio, tienen resultados fatales. Debido al temor a atragantarse y ahogarse al tragar alimentos, muchas personas desarrollan Fagofobia, o miedo a tragar.

Ictiofobia

De todos es sabido que el pescado no gusta a todo el mundo. Ya sea por su olor o por su sabor, muchas personas solo son capaces de consumir ciertos tipos de pescado, lo cual es considerado como algo normal. Pero hay personas que con tan solo ver, oler o sentir la textura del pescado sienten auténtico miedo. Normalmente este miedo nace de una mala experiencia relacionada con estos animales, pero también radica en la creencia de que transmiten enfermedades o que pueden herirles con sus espinas.

Desde Aplus Gastromarketing te invitamos a seguir investigando sobre placeres culpables y fobias gastronómicas, nuestro sector es apasionante y nos encanta conectar al productor y a las marcas con el hostelero, y a este con su consumidor ideal. Si tienes cualquier duda o comentario estaremos encantado de que te pongas en contacto con nosotros a través de digital@aplusmk.com

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar